lunes, 19 de mayo de 2008

Lacrada

En la trastienda de la cocina los sirvientes se friegan y procrean.
Erguida hasta la luz de la vela que transita, salones contiguos y serenos, mi lengua sobrevive a la saliva.Cierro los puños,aprieto los dientes,abro los ojos.
No hay semen ni barro lechoso que pueda desencadenarme un hijo.

7 comentarios:

toto scurraby dijo...

esa supervivencia a la saliva me gusto

Tach dijo...

Pares un texto, pares un hijo. Jamás será tuyo luego de parirlo. Ni de nadie cuando lo traes a la vida. Ojalá al menos podamos ser nuestros propios sirvientes...

Asterion dijo...

"Cierro los puños, aprietos los dientes, abro los ajos" le hubiera conferido un talismán muy fuerte en estos casos.
Ahora, los sirvientes confunden el bañarse con tener sexo y les da resultados?

DudaDesnuda dijo...

No sabe la bronca que me da cuando Aste dice lo que iba a decir y, encima, lo dice mejor.

Besos y ajos

livio dijo...

Toto: Brindo por eso! Aunque dadas las circunstancias...

Tach: Ojalá

Asterión, duda: Ambos dos son muy malos con livio.

cipriano dijo...

de acuerdo livio, es un texto exageradamente bueno para que duda y asterion se lo maltraten

juana santana dijo...

Mirá vos. No se me hubiera ocurrido jamás, che.
Abrazo.