viernes, 2 de mayo de 2008

Remezones

El rostro me sostiene la sonrisa como dos palillos chinos.
Mientras me arrojan al foso y los leones se desmelenan por mí,quiero abogar por mi alma al comité de Santos usos y costumbres.
Dejo la carta en el correo y doy una perfecta media vuelta.
La siempreviva conciencia es la pasta base de la culpa. Te lo digo yo que he sido hervido y perdí las propiedades nutritivas.
No puedo matar ni una vaca de San antonio pero soy más malo que la peste.
Sé que es tan sólo una sintomatología y ya se me pasará,pero hace horas q espero junto al gnomo que al violeta le suceda el verde.

4 comentarios:

Gisofania dijo...

empezó haciéndose el oscuro pero al final, al final, resultó un tierno animado por la esperanza...

livio dijo...

Soy oscuro como la brea, pero ni bien sale el sol...

morgana dijo...

Si lo dejaron violeta, lamento informarle que con suerte y muchísimo hielo, va a tender al verde oscurísimo tirando al morado.
Espero que no se desesperance con esto, nunca es triste la verdad... lo que no tiene es remedio.
Cordialmente, M. (de MoradaJamásPeroVerde,Sí)

livio dijo...

Color esperanza...